Gordas, flacas, altas, bajas, con pelo de color, sin pelo, con mucho pelo, con poca ropa, con cuero, en cueros…Era tanta la diversidad, tantos los colores, los sabores, las texturas… Distintos orígenes, diferentes creencias pero todas eramos y somos, por encima de todo lo demás, PERSONAS.

Personas felices por estar juntas, por ser, por una vez, mayoría en una ciudad.

Personas felices por ver la bandera que representa nuestra diversidad en tiendas, locales, en cada calle y cada esquina.

Personas felices por poder ser como somos sin miedo a sufrir represalías por ello.

Entre otros muchos casos podría contarles como unos chicos pasaron por mi lado en la Plaza de Callaos y se besaron tímidamente en los labios, justo cuando terminaron miraron a todos lados y uno de ellos con una sonrisa de oreja a oreja le dijo al otro: ¡Cari, nadie nos ha mirado ni nos ha dicho nada! Y se abrazaron mientras seguían caminando…

Noté la diferencia también con las travestis, las cuales normalmente son insultadas y despreciadas por no entender que sigan siendo hombres que adoran el show, la transgresión y el travestismo pero aquí, en el WorldPride eran las reinas de la fiesta…Nosotros, las personas transexuales salíamos a la calle sin pensar si se nos notaba o no lo que eramos porque estabamos celebrando nuestros avances, porque la sociedad sabía que era nuestro momento y que la mayoría estaba de nuestra parte porque solo pedimos los mismos derechos que tienen los demás. Y por último pero no por ello menos importante, las mujeres. Ellas que sienten día a día en su pecho la opresión de estar en un lugar que no les corresponde, por debajo de los hombres y criticadas si son lesbianas o bisexuales, allí las veías y las sentías más empoderadas que nunca.

Eramos personas felices saliendo a la calle, comiendo, bebiendo, riendo, cantando, bailando, caminando, abrazándonos, besándonos, manifestándonos, riéndonos…¿Qué era lo malo?

Ah si, que salíamos con poca ropa algunos, los heterosexuales todos y todas visten muy recataditos, ¿verdad? ¿y quién es usted para juzgar a alguien por su forma de vestir?

Ah si, que podemos ser lo que queramos pero no ir mostrándolo por ahí, ¿usted no le da un beso a su marido en la calle? ¿o usted acaricia a su mujer delante de la gente? Si es un si, ¿cuál es la diferencia entre nosotros? Es amor, son relaciones afectivas.. Si es un no, ¡míréselo!

Ah si, que es una fiesta y un cachondeo y así no se reivindica nada… Yo vi muchísimos colectivos reivindicándose, vi millones de personas visibilizándose y otras tantas que se quedaban a vernos y escucharnos porque también disfrutaban con nosotros.

Que si, que es cierto que se saca negocio ¿en esta sociedad capitalista cuando hemos visto que no se aproveche para sacar dinero? Pero es que después de haber estado dentro y hablar con muchas personas, entiendo que es maravilloso que los negocios que apoyan la causa se lleven beneficios si hacen un buen marketing y tienen buenos productos o servicios, y me parece maravilloso que sea una gran fiesta porque si fuera un funeral no iría nadie y nadie nos haría caso. Esto no quita para que sigamos dejando claro que esto no es una bacanal ni tampoco es una causa política o mercantil, es una causa social, son derechos humanos. Estamos hablando de las vidas de las personas, de chicos/as excluídos, de suicidios por lgtbfobia, de asesinatos y palizas, de insultos, estamos hablando de erradicar todo esto y que todos y todas seamos libres con todos nuestros derechos.

Así que si eres del colectivo lgtb, te propongo pensar en si es humano y coherente que critiques a las personas que pasan por lo mismo que tú y si no te sientes representado por un gay, guapo y musculado medio desnudo, que es lo que oigo a menudo, sal tú a la calle y trae a tus amigos/as.

«Solo conseguiremos la igualdad mediante la unidad»

Y si eres de los que no entiende porque se ha realizado el WorldPride, te animo a estudiar un poquito la historia y a ver en la actualidad en cuantos países se sigue matando y encarcelando a personas solo por ser como son. No hacemos daño a nadie por amar o por ser auténticos/as, sin embargo las personas que están en nuestra contra si nos hacen mucho daño con sus comentarios, sus insultos y sus actos.

Recuerda… ¡La comprensión es opcional, el respeto es obligatorio!

Esto no es una lucha entre bandos, es un camino de empatía entre todos y todas. ¡Da tu primer paso!

¡Te avisaremos de todas las novedades: Artículos, prensa, charlas, cursos, etc!

Te has suscrito correctamente.