¡F**ck you 2020! así se titula esta fotografía tomada por @_lauracampo ….
 
Como bien dice mi camiseta:
«Hay tantas cosas que pueden salir mal»
 
Y así ha sido, hemos vivido un año nefasto que nos ha llenado de miedos, que ha destapado la caja de los prejuicios y ha liberado el odio porque cuando la ignorancia se junta con el pánico pasan cosas como las de este año…Que en vez de cambiarnos a mejor, visibiliza todo el racismo, la xenofobia, la lgtbiqfobia, el machismo y las demás #discriminaciones y #violencias que existen…
 
Desde los balcones hemos intentado ser buena gente pero detrás de las pantallas se nos ha ido la olla, ¿y saben qué? Que no pasa nada…(Claro que pasa pero déjame explicarte…)
 
Las personas que han perdido a sus seres queridos por el covid no los van a recuperar, las personas que han sufrido por la falta de empatía y respeto ya se quedarán con esas cicatrices siempre,  pero tú…
¡Tú tienes otra oportunidad!¡Un año nuevo!
 
¿No dicen que borrón y cuenta nueva? ¿Que año nuevo, vida nueva? ¡Pues demuéstralo!
 
Busca tu esencia, la que es tuya, no la que te han impuesto, sé consecuente, no le hagas al resto lo que no te gusta que te hagan a ti, piensa antes de expresarte, mide las consecuencias pues no podemos volver a atrás en el tiempo, estudia, trabaja, haz lo que te gusta realmente y dile a la gente que quieres que la quieres porque no tienen porqué darlo por hecho, haz cosas buenas por les demás, ¡es gratificante! y por favor deja de pensar en negativo, de acojonarte y asustar al resto, ¿puede que este próximo año sea una mierda? ¡Pues si!
Pero mira te digo una cosa, este 2020 no ha sido del todo malo porque todo depende del enfoque que le des y yo con mis gafas de la felicidad te digo que no me alegro de que haya un asqueroso virus entre nosotres, que me duele en el alma saber todas las personas que hemos perdido por el covid19 pero que ¡cuánto agradezco el confinamiento! Me enseñó a parar, a valorar lo que tengo, a luchar por lo que quiero más aún y darme cuenta de que no necesito mucho para vivir ni para poder ayudar, solo estar vivo y ocupar mi tiempo en lo que realmente importa…
 
Este 2020 que empezó con muy mal pie, intentó enseñarnos muchas lecciones, la primera de ellas que como dice mi madre: «Para morirnos no hace falta si no estar vivos», ¡que no somos nadie! y por eso hay que exprimir la vida con todas nuestras ganas y cuando llegue el día abandonar este mundo con una sonrisa en la cara y con todo lo que quisimos hacer hecho. Lo segundo que hay que aprovechar más lo que tenemos, las nuevas tecnologías, nuestras casas y todo lo que vamos comprando y dejando por ahí, pero sobre todo a quiénes tenemos, a nuestra familia, a nuestras amistades y toda aquella persona que nos suma…La tercera que somos capaces de superar cualquier cosa y que podemos reinventarnos cuantas veces queramos, solo hay que intentar sacar la mejor versión de nosotres mismes y ver cuáles son las necesidades del resto porque en un mundo dónde todes ayudemos, todes cabemos…¡Éstas serían las lecciones más grandes que yo selecciono pero hay infinitas más!

A todas las personas que lo han pasado mal este año decirles que esto no es el final, que siempre quedan cosas buenas por venir, que hasta de lo más doloroso se aprende, lo digo por experiencia, que si creemos que en el 2021 todo va a mejorar así será, tenemos mucha más fuerza de la que creemos, te pido que te quieras, que te dejes querer, que te cuides y te dejes cuidar y que recuerdes que nadie te puede ayudar si tú no te dejas, así que ¡muévete y habla con alguien! 

No te acomodes, ¡arriésgate! No te infravalores ¡Supérate! No escuches al resto…¡Escúchate a ti!

¡Feliz año nuevo! ¡Feliz 2021! Esta noche y todos los días ¡vístete con la #felicidad y agradece tener otro día más!

¡Les quiero! ¡Abundancia para todes! 

 

¡Te avisaremos de todas las novedades: Artículos, prensa, charlas, cursos, etc!

Te has suscrito correctamente.