¿Cómo ver la serie y no romperte por dentro? ¿Cómo conocer más de la historia de «La Veneno» y no desgarrarte el alma? ¿Cómo no empatizar y querer salvar a todas las «Cristinas» del mundo? 

Si no has visto la serie no continúes leyendo…¡Aviso spoiler!

10 años tenía cuando la vi por primera vez, «La Veneno» entraba en los televisores de todo el territorio español «Cruzando el Mississippi», me sentí tan identificado con Valeria Vegas en la serie cuando a escondidas de sus padres se queda ensimismada mirando a Cristina..Yo creo que para mi también fue un antes y un después lo que no lo supe entender…

No sé si a las personas de más o menos mi edad les ha pasado lo mismo pero conforme iba viendo la serie, me venían unos «flashbacks» sobre esos programas que veía, sobre cosas que conocía de ella que quizás mi mente, al ser tan pequeño y débil, decidió borrarme para no hacerme sufrir y como de una regresión se tratara cuando llegaba un capítulo y otro de «Veneno» a mi se me iban quitando las vendas de los ojos e iba viendo a la verdadera Cristina y todo el daño que le hicieron… No sé si lo pasé peor viendo «El Cuento de la Criada» o esto…¡Ay…!

A Cristina le metieron palizas durante toda su vida, la engañaron, la utilizaron, la violaron, le robaron su dinero una y otra vez, la humillaron en público en infinitas ocasiones, le traicionaron las personas que más quería, la trataron como hombre muchas personas hasta su muerte pero viendo su última entrevista en televisión se me ha partido el alma porque para ella lo peor había sido su infancia, el maltrato de su madre y la no aceptación de su identidad por parte de su madre… Su madre fue su veneno de verdad y en la serie queda claro…

Y ahí, ahí está lo importante, ¡por eso trabajo tanto con las familias! Porque la sociedad puede ser una basura pero si tienes a tu familia lo soportas todo con mucha más fortaleza, porque nos han enseñado a que madre no hay más que una y ojalá muchas no existieran (lo siento, alguien tenía que decirlo y lo dije…), porque nos han dicho que si la familia no te quiere, ¿quién te va a querer? y eso…eso lo llevó Cristina clavado hasta la muerte… Así que nos quedan dos asignaturas pendientes muy grandes: La primera educar en independencia a las personas pequeñas, les niñes deben saber que soles pueden comerse el mundo y que no hay nadie más importante que elles mismes, ni siquiera una madre o un padre. Y la segunda, que las familias entiendan que el amor está por encima de cualquier creencia o prejuicio, que nada ni nadie puede ser más importante que los sentimientos y la felicidad de tu hije y que el género no viene predefinido, la transexualidad no es un defecto de fábrica. El defecto lo tiene la sociedad que ve en blanco y negro cuando todo está lleno de colores…Porque seas trans o no, tu expresión de género puede variar, tu orientación también y eso no te hace peor hije ni peor persona, lo bonito es ser diferente y aportar algo diverso a la sociedad.

Borra de tu vocabulario eso de «un hombre vestido de mujer» porque la ropa no tiene género, el maquillaje tampoco y ¡con lo que juegas, comes y trabajas tampoco! ¡Basta ya! Dejemos de educar con tanto binarismo y machismo, dejemos a las personas SER y AMAR, dos cosas básicas e imprescindibles para ser FELICES. ¡Explórate y disfrútate!

Nada de lo que hagas te hará más o menos mujer o más o menos hombre, tu cuerpo es maravilloso tal y como es y no pertenece a ningún género, te pertenece solo a ti, si tú eres hombre cada parte de tu cuerpo será de hombre y viceversa, ¡ah! y si eres no binarie pues será un cuerpo no binarie…¡Así de simple! Modifica lo que quieras de tu cuerpo y de tu vida, sobre todo de tu vida, desecha a todas esas personas que te roban luz y no te respetan, a toda esa gente que no suma si no que resta y que no aporta nada bueno…¡Quiérete, quiérete mucho, nadie te va a querer tanto como tú y recuerda que vale más querer bien que mucho…! ¡Libérate de todo lo que te enseñaron, no le haces daño a nadie por ser tú misme! Daño hacen les demás…¡A ver si se dan cuenta ya!

Y si algo nos enseñó la serie es que al final, a pesar de que nos falten derechos y nos falten leyes, a pesar de que el discurso de odio crezca y la gente nos haga daño, hay algo maravilloso que tenemos desde siempre y es nuestra maravillosa red de apoyo, las personas lgtbiq+ estamos unidas por un vínculo precioso que hace que juntes seamos más fuertes y podamos con todo…

Yo les voy a ser sincero, viendo la serie y conociendo por gente cercana a La Veneno muchas historias, he de reconocer que si volviera a nacer …

¡pediría volver a ser trans pero esta vez MUJER, MUJER TRANS porque estar a su lado y

luchar en primera fila debe ser muy duro pero a la vez muy gratificante!

Enhorabuena a todo el equipo, a Los Javis, a Isabel Torres, a Lola Rodríguez, a Daniela Santiago, a La Jedet, a Paca la Piraña y cada una de las mujeres que tanto me han aportado y enseñado en estos 8 capítulos, ¡las echo de menos, deseo verlas de nuevo muy pronto! ¡Va por ustedes este artículo porque detrás de Cristina van las luchas y las historias de todas ustedes que son incomparables e igual de admirables! ¡Las quiero!

¡Te avisaremos de todas las novedades: Artículos, prensa, charlas, cursos, etc!

Te has suscrito correctamente.