Despiertas en la camilla de un hospital, solo ves luces de emergencia y algunos enfermeros/as pasando a unos metros de ti, tienes un dolor muy fuerte en la espalda, sientes como unos tubitos de oxígeno pasan por tu nariz y suenan tus constantes porque estas monitorizado…Acabas de salir de quirófano, habías entrado con un dolor muy fuerte en la pierna izquierda, genitales y glúteos, quieres moverte pero solo consigues mover los dedos de los pies y de las manos…
Así comenzaba la noche de un jueves que cambiaría mi forma de ver la vida para siempre…

24 horas antes lloraba y gritaba porque ni pinchazos, ni pastillas ni reposo calmaban mi dolor…Ya no sentía mis partes, no sabía cuando debia ir al baño y cuando iba me costaba mucho hacer mis necesidades, eso que no valoramos y damos por hecho que todxs podemos hacer…No era solo una hernia discal, era todo un maltrato durante años a mi alma y a mi cuerpo…

Así es como comienza una historia que para muchxs puede parecer un drama pero no es más que otra historia de superación, de aprendizaje, con unos toques de comedia y una pizca de terror, algo de suspense porque en la vida poco se controla aunque creamos que si y sobre todo mucho pero que mucho amor…

¿Quieres saber más? ¡Suscríbete! ¿Quieres consultar algo? ¡Escríbeme!

 

¡Te avisaremos de todas las novedades: Artículos, prensa, charlas, cursos, etc!

Te has suscrito correctamente.