Hoy me ha venido tu recuerdo y he sentido asco, si, asco… Me ha venido tu olor, esa suciedad que emanaba de tu alma, tu alma negra y vacía…

He sentido naúseas, esas que me hacías sentir cuando me gritabas, cuando utilizabas todo lo que conocías de mí en mi contra y encima me hacías creer que yo tenía la culpa..

Si me estás leyendo te estarás regodeando porque aún me acuerdo de ti pero siento quitarte la ilusión diciéndote que no es con amor como te recuerdo, tampoco con tristeza, es con alegría, porque superé la prueba más dura que podía pasar, que la persona que amaba fuera la que más daño me hiciera en la vida…

Comienzo recordando tu sabor, era como algo que sabes que no debes comer pero que no puedes dejar de probarlo, como una droga, que te destruye poco a poco, mientras tú crees que disfrutas, pero una vez eres consciente y abres los ojos empiezas a notar los matices… (Quizás es algo parecido a cuando dejas de fumar y recuperas el olfato y el gusto que antes no tenías) Así fue como comencé a saborear tu crueldad, tu manipulación, tu satisfacción al hacerme cada vez más débil.

Recuerdo tus frases, “¿ves como sacas lo peor de mi?”, “yo estoy mal y no sabes cuidarme”, “debes sacar a la familia adelante porque yo no quiero trabajar” “tus amigos y tu familia no te quieren, pero yo si…” “eres mi obra de arte, antes de estar conmigo no eras nadie” (Si estás o has estado en una relación de maltrato estás frases harán que tu alarma se active, a mi me pasó…)

Recuerdo tus infidelidades, tus puñetazos e insultos, también recuerdo que no podía saludar a nadie ni levantar la cabeza del suelo por la calle..

También recuerdo tus risas con tus amigos mientras yo lloraba y sé que ahora seguirás riendo porque piensas que es malo para mi que te recuerde.. Pero te voy a explicar algo…

Recuerdo cuando me arrodillaba y te pedía perdón sin tener porqué y eso me ha hecho entender que solo volveré a arrodillarme para pedir matrimonio a una buena mujer (o si tengo que limpiar el suelo de mi casa, por ejemplo…)

Recuerdo cuando me encerrabas a oscuras en el cuarto y eso me recuerda lo fuerte y valiente que fui cuando aprendí, con ayuda de profesionales, a perder el miedo a la oscuridad y volví a salir solo de noche, además de superar mis crisis al quedarme sin luz en alguna escalera o en mi propia casa…

Recuerdo como se me desgarró el alma cuando tuve que huir de tu casa y dejar atrás a tu hijo, el cúal sentía como si fuera mio, pero recuerdo la conexión que había y ¿sabes qué? Comprobé que puedo ser un buen padre el día de mañana, es con lo que me quedo…

Recuerdo cuando me pegabas aún siendo tú más debil fisicamente que yo, pero esto me enseñó que la mayor fortaleza es la interior y que si no la trabajas pueden hacer contigo lo que quieran.

También aprendí que a la primera falta de respeto se acabó…

Recuerdo tus momentos Dr Jeckyl y Mr Hyde, porque así como a veces eras la mejor pareja del mundo, otras eras un monstruo… Luego con ayuda profesional comprendí que las relaciones tóxicas son como un pegamento emocional, una montaña rusa, y ahora cuando veo alguien como tú me alejo rápidamente… (Se me activa el radar…)

Recuerdo que incluso perdí las ganas de vivir pero también recuerdo que cuando te dejé y fui capaz de sobreponerme,comprendí que yo era la persona más importante de mi vida y que todo tenía solución, que la culpa era solo un lastre, que solo tenía que hacerme responsable de mi parte y aprender a amarme por completo para que no sentir que nadie tuviera que llenarme, porque lo más frecuente es que te intenten llenar de mier….(ups, casi lo digo)

Así que lo siento, estos recuerdos me confirman una vez más que esta obra de arte que soy yo, es sólo mía, es mi vida, solo tengo una que yo sepa y no la voy a desperdiciar ni con victimismo ni con rencor… Ahora sé que no debo cambiar por nadie, que quien me quiere, me quiere tal cual soy, que el respeto es imprescindible por ambas partes, que si no suma es que resta y por último, pero no menos importante, que hay que trabajarse muy bien la autoestima y observar mucho a quienes conocemos debido a que existen personas malas que disfruten haciendo daño a otras (No, no son locos/as, son malas personas, huecas, vacías, negras…) Yo no dejaré de luchar por hallar una manera de formar una sociedad basada en el respeto y que no sienta miedo al buscar una necesidad básica:

AMAR Y SER AMADO/A

¡Te avisaremos de todas las novedades: Artículos, prensa, charlas, cursos, etc!

Te has suscrito correctamente.