Ahora que has visto el vídeo…¿No has visto el vídeo? Dale play y luego sigues leyendo…

¡Venga, hazme caso!

Tener barba no te hace más hombre pero si nos enseñan que un hombre con pelo es más hombre aunque sea para luego depilarnos… ¡Completamente absurdo!

Ultimamente me he enterado de muchos casos de chicos que utilizan productos para la alopecia como el minoxidil para que les crezca la barba y es que yo no les diría nada si no me pareciera una gran locura y si no lo hubiera probado yo también.

¿Sabes qué conseguí? Naúseas, fatigas y una dermatitis horrible, ¡tarde tres semanas en volver a tener la piel bien! No me creció nada en comparación al daño que me provoqué. Pero es que hay tres razones claras para no usar ni permitir que tus hijos usen ese tipo de productos:

  1. Si fuera tan efectivo no existirían las personas calvas, así que ¿realmente es necesario echarse químicos en la cara?

  2. He dicho en la cara pero es que si leen el prospecto dice bien claro : No utilizar en la cara, lavarse bien las manos rápidamente al utilizarlo y cuidado con ojos, nariz y boca y que yo sepa la barba está entre la nariz y la boca, así que…¡error!

  3. Puede provocar naúseas, vomitos, fatigas, dermatitis y problemas cardiovasculares entre otras tantas cosas…

En el vídeo te digo toda la verdad de como conseguí mi barba y lo hice en menos de un año y medio así que tú eliges si prefieres sentirse sano y feliz por tener la barba que tú te has trabajado o si prefieres arriesgarte a tener efectos secundarios por intentar tener barba ya.

Ahora que no tengo barba les confieso que no me gusta, que me veo más gordo y más femenino y que incluso el día que me afeité comparé mi sonrisa con la que tenía antes de empezar la hormonación y me llegó a parecer que no había cambiado nada y por un segundo me embajoné y entonces…¿Saben qué pasó entonces? Que les comprendí más que nunca, recordé que cuando comencé la hormonación lo que quería era lo mismo que ustedes, que no se notara, verme diferente, que ya no era igual, quería que nadie me confundiera o me llamara en femenino por mi aspecto y quería que las chicas por la calle me vieran como lo que soy, un hombre.

.

¡Esta también era una de las razones por las que hacer esto!Para entenderles mejor, para ponerme a prueba, para volver a analizarlo todo…

¿Pero saben qué? Que el mayor cambio es el interno y es el más importante, el que nos da fuerza para seguir, el que nos hace estar seguros de quienes somos y proyectarlo al exterior.

Y además fíjense, como les digo siempre, en esos pequeños detalles, ese mentón más marcado, esa cadera que ha cambiado de forma para dar paso a una barriguita masculina que antes no se veía tanto, el olor, el vello corporal, la voz, la estructura de las manos y los pies, ¡fíjate! ¡es alucinante como va cambiando todo poco a poco! Y ahora vamos a fijarnos en la parte que más ha cambiado de tu cuerpo…¡Vete al espejo…!

¿Te estás mirando? …No seas mentiroso, que aún estás leyendo…

Ahora cuando termines de leer, ¡mírate al espejo y centrate en tus ojos…!

¡Ese brillo antes no estaba en tus ojos! ¿Sabes por qué es?

Es tu alma, brilla porque eres libre, eres auténtico, no te copies de nadie, sigue siendo tú mismo, con más barba, con menos barba, eres TÚ….

¡Te avisaremos de todas las novedades: Artículos, prensa, charlas, cursos, etc!

Te has suscrito correctamente.