Volvemos al cole y aunque vamos con esa resaca vacacional, agradecemos el inicio de otra nueva etapa con nuestro nuevo curso…¿o quizás no?

Para algunos o algunas quizás significa soledad en los patios, burlas por los pasillos, incomprensión en el aula, abusos en el baño, golpes a la salida…¿Les parece fuerte? Es una realidad que está ahi y que pasamos de largo hasta que nos toca de cerca…

¿De verdad es necesario tanto sufrimiento para crecer?

Recapitulemos, el sufrimiento es pasividad, fustracion, tristeza, un enfoque negativo hacia la vida y como ya habrán escuchado el dolor es inevitable pero el sufrimiento es opcional.

¿Qué es lo que pasa entonces con los menores?

En primer lugar vamos a quitarnos eso de que los niños son tan crueles, porque ¡no! ¡no es así! Los/as niños/as solo copian lo que ven, los prejuicios, los estereotipos, las formas de hablar, de relacionarse con el otro y eso lo ven en casa, en la tele y a su alrededor. Los mayores nos pasamos el día señalando con el dedo a todo aquel que se salga de la norma, nos reímos si vemos algo raro en nuestro entorno, vemos al chico del pelo color verde con piercing en la nariz y decimos ay que gracioso, no, si a él le gusta llevarlo..hasta le queda bien…pero nos reímos y si no, lo hacemos en casa delante de nuestros hijos/as…

En segundo lugar vivimos en una sociedad fundamentada en el lamento, en la que cada uno tiende a compadecerse de sí mismo y a quejarse de su trágica situación, con una baja tolerancia a la frustración debido al ritmo frenético que llevamos, lo queremos todo ya y lo más fácil posible porque no queremos sufrir más. El sufrimiento, a quien lo siente como algo normal, lo convierte en victima. Ser victima solo nos convierte en una persona triste llena de ira, rabia, enfado…que no es responsable de lo que le ha pasado porque piensa que es culpa del resto y que todo le toca a él o ella…pero al final solo sentirá miedo, desconfianza y las heridas tardarán mas en cerrar… Además no olvidemos que muchos intentan tapar esas carencias con esas cosas inmediatas que si puede conseguir.

Si no gusta tu cuerpo te obsesionas con operarte, si quieres bajar unos kilos se busca un milagro, una pastilla mágica, si no tienes dinero para comprar algo coges la tarjeta de crédito o financias, si no encajas entre los demás rápidamente adoptas otro roll para ser aceptado…Y así podría continuar toda la noche…”

Le enseñamos a nuestros hijos que vivimos en lo inmediato y señores/as, no soy padre, pero tengo padres y a mi me enseñaron que todo requiere de un sacificio y que no se consigue de un día para otro y es bueno explicarlo para que así no se agobien al no conseguirlo.

 

Por supuesto que hay que mejorar mil cosas fuera de casa pero la base es el hogar y no nos damos cuenta de que en casa también centramos nuestras conversaciones en lo que escuchamos fuera… Hablamos de placer, de poder, de riqueza, de problemas, de los demás pero no se habla de abundancia, de alegría, de plenitud emocional, de como podemos mejorar como personas, de como hacer que no nos afecte tanto lo que nos hacen los demás, de como tener más empatía…

Ahora que comienza el cole hay que estar más alerta que nunca, escuchar a los/as peques y recordar que lo importante es fortalecer los lazos familiares, dialogar con los/as hijos/as y crear una base de confianza tan sólida que tengas por seguro que cualquier cosa que le pase te la pueda contar. Algo que hacía mi madre conmigo era mostrarme sus vulnerabilidades, contarme sus fallos, me hacía sentir que todos pasamos por las mismas cosas y que si mi madre se equivocaba y me lo contaba, si yo me equivocaba también se lo podía decir porque me iba a entender…

Y tú, si tú, si me estás leyendo y lo estás pasando mal, no te quedes en ese rollo compasivo de ay, me han hecho daño, se han reído de mi, ay me duele, ay que desgraciado soy, ¡No hay montes sin valles que significa que no hay cosas buenas sin cosas malas!

¿Sabes que hay que tomar para ser feliz? ¡Decisiones! La primera contar tus problemas a tu familia y pedir ayuda, la segunda ser positivo/a y dejarte ayudar, de todo se sale, lo más importante es quererte tú y respetarte tú, si viste mi vídeo, mis ojos estaban muy tristes, ahora esos ojos brillan de felicidad porque por fin soy yo mismo y no dejo que nada ni nadie me arrebate esa felicidad.

¿Te quedaste con dudas? ¿Necesitas hablar? Escríbeme info@alvaromartinmoreno.com

¡Buena vuelta al cole/instituto/universidad/trabajo/vida!

¡Te avisaremos de todas las novedades: Artículos, prensa, charlas, cursos, etc!

Te has suscrito correctamente.