Podría comenzar este blog presentándome como alguien normal pero prefiero ser raro…

Así que si, como lo leen, yo iba para asesino…No sé que fue lo que determinó que no lo fuera…

Dicen que la mayoría de los asesinos han sufrido situaciones traúmaticas en su infancia…

Bien, yo vi fallecer a mi abuelo en los brazos de mi madre mientras ponían en la tele “Se ha escrito un crimen” ¿Se acuerdan de la Señorita Fletcher? Pues yo también y tan solo tenía cinco años…

En esa época también los niños de mi colegio se dedicaban a insultarme y a decirme “gorda, bombona…” (no, no me he equivocado, soy un hombre transexual, ellos no lo sabían en aquel entonces…) y por si eso fuera poco para un niño acomplejado y tímido como yo, me perseguían todo el recreo porque sabían que por mi constitución, (era “anchito de huesos”) iba a terminar cansándome y que me rendiría para ellos poder así pegarme y lanzarme cosas mientras se reían…

Bullyng le llaman ahora.

“Eso son juegos de niños” le llamaba mi profesora en aquel entonces…

Pero luego crecí, me desarrollé muy rápido… Con 10 años aproximadamente ya medía lo mismo que ahora, 1,76, aunque seguía siendo anchito de huesos, yo creo que para poder guardar este corazón que no me cabe en el pecho (siempre lo digo y la gente sonríe…)

Y como no, llegué al instituto, estuve detrás de 3573 personas, era muy enamoradizo decían…

Todas me decían que no, hasta que llegó uno al que le dije que no y el entendió que si…(Si sabes leer entre líneas sabrás que ahora esto si que no tiene gracia, porque cuando alguien dice que no, es que NO…)

Aprendí.

Aprendí a no confiar en nadie, aprendí a valerme por mi mismo, aprendí a tener más cuidado…

(No, mentira, no aprendí nada…)

Aún no había terminado mi adolescencia y mucho menos mi aprendizaje…

La conocí a ella…Parecía un ángel pero era un demonio, ¿Por qué? Maltrato…

Si, me maltrató una mujer, no porque las mujeres maltraten como nosotros los hombres, si no porque las malas personas existen sin importar el género, pero eso no me hizo ni dejar de ser feminista ni dejar de amar a las mujeres con todo mi ser…Lo que si me hizo, en ese entonces, fue romperme por dentro y perderme, porque no entendía como la persona que amaba me podía hacer tanto daño disfrutando de ello….

¿Pero saben qué pasa? que cuando te vuelves a encontrar y te reconstruyes, es el doble de bueno todo…La brisa del mar, el sonido de las olas, el rayo de sol en tus párpados, el saludo de una vecina, el ronroneo de tu gato o el ladrido de tu perro….

Todo se amplica. (Otro día hablaré sobre ésto)

Siete años curándome, siete años para encontrar otra persona que conseguiera abrir de nuevo mi corazón, pero no funcionó, a todos y todas nos pasa, que parece muy bonito al principio y luego no cuaja..

No fue para tanto, peor fue cuando se me ocurrió reproducir un vídeo en Youtube titulado “Two years on testosterone”

Si, significa 2 años comiendo macarrones, no, es broma, lo siento, necesitaba un paréntesis emocional…

En realidad significa “Dos años con testosterona” y para quien no lo sepa, es la hormona masculina, y yo lo que no sabía es que iba a llorar tanto al ver ese vídeo y que ahí comenzaba una etapa en la que por fin podría aceptarme tal cual soy y mostrarme al mundo, una etapa que hoy pasa a otro plano en el que no solo lucho por mi y mi entorno si no también por ti que estás leyéndome ahora desde cualquier parte….

Si has sido suficientemente inteligente habrás entendido porque podría haber sido un asesino, porque todo lo malo que hacemos siempre es más fácil si detrás tenemos justificaciones por lo mal que lo hemos pasado en nuestra vida…Yo, sin embargo, decidí tener razones para aprender y no volver a cometer los mismos errores, elegí ser lo más bueno posible e intentar ser mejor cada día…

¿Qué eliges tú?

¡Te avisaremos de todas las novedades: Artículos, prensa, charlas, cursos, etc!

Te has suscrito correctamente.