Llega la noche del 31 de Diciembre, es fin de año y además el cumpleaños de mi padre así que cada año lo parto en la casa de la familia con mi hermana, mi madre, mi padre y mis dos perros. Cuando terminamos de cenar siempre pongo «Un año más» de Mecano como si de un ritual se tratase, supongo que no seré el único… Y es que al final la canción dice tanta verdades : «Hacemos el balance de lo bueno y malo, cinco minutos antes de la cuenta atrás…A los que ya no están echaremos de menos…A ver si espabilamos los que estamos vivos…»

Luego, enciendo una vela y escribo mis cinco deseos para el año siguiente, los pongo dentro de mi zapato derecho y así cuando comienza el año yo piso fuerte con mis deseos, esos deseos que con ganas, amor y constancia conseguiré hacer realidad.

He estado pensando en lo injustxs que somos con el tiempo, no queremos decir nuestra edad, no nos gustan los cumpleaños, valoramos el principio de las cosas pero luego no aceptamos las distintas etapas que vienen, nos quejamos del año anterior cuando aún ni lo hemos terminado y encima nos dan pánico los cambios cuando son lo más natural de la vida…

El tiempo pone todo en su sitio, el tiempo te va ofreciendo experiencia, lecciones y salidas a difíciles encrucijadas… Pero claro todo esto sin un enfoque positivo es imposible verlo y entonces, cuando algo algo no sale como teníamos previsto pensamos que todo es una mierda y que ya es el final, pero quizás, a escondidas, todo se está alineando para que se produzca ese milagro y tú por tu negatividad y tu poca paciencia cortas el proceso y ahí si que pierdes la oportunidad de llegar a ver tu sueño cumplido. No sé si me entienden pero si algo he aprendido y sigo aprendiendo es que tenemos el poder de cambiar todo, de ser tan asquerosamente felices como queramos pero hace falta constancia, paciencia y mucha fé. Yo me lo trabajo todos los días, porque los pensamientos negativos son recurrentes en este mundo y porque tenemos una educación con unas creencias muy extremistas (alegre o triste, blanco o negro, o me sale bien o no me sale…)

¡Pues no! No sabemos el futuro y por lo tanto debemos aprender a disfrutar del camino porque aquello que creemos que es el destino puede que no lo sea o que tardemos mucho más de lo que pensabamos en llegar, estamos en constante evolución y eso es magnífico así que ¿por qué fijar una idea de que es lo que nos hará felices? Seamos felices con lo que vamos obteniendo, con lo que vamos forjando y lo que vamos sintiendo… Hay una frase que me encanta que dice: «No pasamos por la vida, la vida pasa por nosotros»

Si quieres ser feliz, ¡toma decisiones y actúa! ¡Nadie debe vivir tu vida porque entonces eso significa que tú estás muertx!

Por último aprovechar este artículo para agradecer a mi familia, mis amigxs, mi equipo de trabajo, mis colaboradorxs, mis clientxs y a la mujer de la que me estoy enamorando. ¡Gracias a todxs ellxs la felicidad que ya siento se multiplica! ¡Les quiero!

TODO VA A SALIR BIEN…¡FELIZ 2018!

¡Te avisaremos de todas las novedades: Artículos, prensa, charlas, cursos, etc!

Te has suscrito correctamente.