Comenzó hace más de quince días, un autobús (guagua para las personas de Canarias como yo) reventaba años de estudio y experiencia, años de lucha del colectivo transexual con una frase “Las niñas tienen vulva, los niños tienen pene, que no te engañen”

A mí me gustaría explicarles a estos individuos que existe una tasa de intentos de suicidio en personas transexuales de casi el 42 % dentro del territorio español, justamente por ese odio, por esa transfobia que una minoría ignorante, irrespetuosa y violenta lleva a cabo contra personas como yo, que lo único que hemos hecho es mostrarnos tal cual nos sentimos, sin imponer nada a nadie y tan solo pidiendo el derecho a ser.

Yo les voy a dejar ser como son a ustedes, (aunque considero como decía Wyoming, deberían llamarse Haztelo Mirar) con la confianza plena de que algún día se den cuenta de lo equivocados que están y del daño tan grande que han hecho y hacen, porque nuestros menores son el futuro y no por ser transexuales o por tener diferente orientación que ustedes, que es otro tema a parte y se suele confundir, van a erradicar la familia y la sociedad.

Somos, el colectivo LGTBI, aproximadamente un 10 % de la sociedad, no es mucho pero es totalmente respetable, porque somos sus hijos, sus hermanas, sus compañeros y compañeras de trabajo, su vecino del quinto, su abogada, su doctor, la gerente del hotel y otros tantos y tantas… Pero tranquilos, no vamos a romper la familia… Les pongo un ejemplo, gracias a personas como nosotros, que no podemos tener hijos o no queremos de la manera que ustedes nos imponen, desde 1997 hasta hoy en España se han adoptado más de 55,000 menores desde diferentes puntos del mundo, que es la parte bonita y está claro que no es conseguida por el colectivo lgtbi porque nos siguen poniendo pegas en muchas partes del mundo e incluso aquí, (Porque el tema de la adopción también es un tema aparte) Pero, lo importante, a lo que voy, la parte más terrorífica, es que a día de hoy en nuestro país, siguen aproximadamente 35,000 menores esperando una familia y un hogar. Esos niños no buscan tener un padre y una madre, ni buscan una madre con vulva o con pene, les da igual, lo que necesitan es apoyo emocional, apoyo económico y amor, mucho amor…Eso que a nosotros y nosotras nos sobra, porque a pesar de sus ataques no vamos a dejar de ser quienes somos y de seguir mirando la vida con optimismo.

“Hakuna Matata, vive y deja vivir”, “Hakuna Matata, vive y sé feliz”, ya lo decían Timón y Pumba en “El Rey León”, película que deberían ver todos los seguidores de Hazte Oír.

Porque si, han conseguido mucha publicidad, han salido cientos de personas a manifestarse, van por el tercer autobús (¡Guagua!) y siguen pegándonos, insultándonos y discriminándonos pero tengo que decirles algo…

La sociedad española ya sabe quien es el malo de la película, ustedes son Scar y las hienas, nosotros Mufasa, no porque seamos los reyes, si no porque nos jugamos la vida, literalmente, porque todos y todas tengamos los mismos derechos, y Simba es la sociedad que está aprendiendo y por fin ha entendido que se trata de libertad y de respeto.

¡Gracias Hazte Oír, nos han hecho un favor!

Ahora la sociedad puede decidir el final de esta historia.

¡Te avisaremos de todas las novedades: Artículos, prensa, charlas, cursos, etc!

Te has suscrito correctamente.