Hoy 31 de Marzo de 2020, conmemoramos el Día Internacional de la Visibilidad Trans, celebramos la lucha y el empoderamiento de las personas trans y seguimos sensibilizando al mundo entero para erradicar la discriminación hacia toda persona trans…

Este pasado domingo se estrenaba «Veneno», una serie necesaria para conocer la real historia de Cristina Ortiz Rodríguez, una mujer imprescindible para todxs nosotrxs porque visibilizó un colectivo tan vulnerable y marginado como las mujeres transexuales prostituidas, estamos segurxs de que ni ella ni las personas de su alrededor sabían todo lo que iba a ayudar a la lucha trans…Estamos segurxs de que muchas personas la veían como una ordinaria, como una caricatura y un flaco favor al colectivo pero les pregunto… ¿antes de «La Veneno» se hablaba de las trans? ¡No! Pues va a ser que esa mujer que tuvo que luchar con uñas y dientes, esa mujer que para muchxs fue objeto de violencia y de burla, esa mujer nos quitó la capa de invisibilidad y es que lo que no se ve, no existe…¡Así que gracias Cristina y gracias a cada una de las personas trans que se han visibilizado en peores tiempos que los nuestros! Hoy somos dos escribiendo, Steffany Rodríguez Martín y un servidor…Hoy conocerán porque es tan importante ser trans visible para ella y para mi…

«Para mi ser transexual ha sido una oportunidad para romper estereotipos, esquemas, dejar atrás ese molde en el que la sociedad nos impone que debemos encajar…Me ha ayudado a ser una persona libre, libre de prejuicios (aunque todxs tenemos en algunas ocasiones), libre para ser, libre para romper con los roles que nos creemos que son correctos, libre para tener mi propia forma de pensar, para ser más empática con aquellas personas que sienten que no «encajan» o «no encuentran» su lugar en este mundo… Lugar que pienso fielmente que es para todxs por igual sin discriminación y respetando nuestras diferencias»

«Me ha hecho descubrir muchas facetas de mí que ni siquiera tenía constancia de que existían, plantearme decisiones importantes que podían cambiar parte de mi vida aunque el camino haya sido bastante duro…Supongo que si tuviese que escribir un libro, un apartado de él sería Como vivir ambos roles y no morir en el intento, ya que no todo el mundo ha tenido el privilegio de experimentar esta vivencia, con sus cosas buenas y malas» (Refiriéndose a vivir el rol masculino y el femenino para la sociedad)

«He sido consciente y he vivido de lleno la diferencia tan marcada que hay socialmente entre hombres y mujeres, el estigma que nos rodea a las personas trans  (sobre todo a las mujeres) en este mundo color gris para muchxs, en el que se nos juzga por nuestra mera apariencia, en el que parece que dedicarse a la prostitución es la única salida y un larguísimo etcétera… y me he dado cuenta de que todo ha sido creado por la sociedad, por miedo, por ignorancia… o por no ser capaces de ver a una persona libre, ya que causa cierto temor conocer a alguien libre, te hace replantearte si tú de verdad lo eres… He pasado de la «palmadita en la espalda» por ser hombre a sufrir violencia de género en tan solo un abrir y cerrar de ojos simplemente por ser quién soy, por modificar mi cuerpo, apariencia, por pertenecer socialmente a un género…y me ha hecho aprender (quizás no siempre de la mejor manera) lo importante y fundamental que es el respeto y acabar con el machismo y este sistema patriarcal.
La transexualidad para mi ha sido y es todo un viaje, un auto descubrimiento, un empoderamiento contínuo… un poder romper con lo establecido y saber que está bien no encajar, si encajar nos limita y nos silencia como personas…Estoy deseando saber que más me queda por aprender sobre mi misma, estoy segura de que jamás dejaré de sorprenderme…¿Y tú?

«Ser trans para mi ha sido y es lo mejor que me ha pasado…Pasé 27 años odiándome sin saber porqué, poniendo una sonrisa por bandera a mi vida para no mostrar las lágrimas que corrían por dentro de mí…Utilizando mi humor como defensa ante mi falta de autoestima y amor propio. Cuando acepté mi identidad y cuando cogí valor para decirlo a todo el mundo mi vida dió un vuelco y todo se positivó. Comencé a enamorarme de mi mismo mientras me iba conociendo y a la vez trabajaba en un auto-análisis sobre quién era, el hombre que me decía la sociedad que debía ser o el hombre que yo quería ser…Mi descubrimiento y mi construcción propia la realicé arropado por muchas mujeres, todas feministas y maravillosas, me enseñaron a desmontar mis privilegios, a aborrecer el machismo y a empoderarme como hombre que va a contracorriente porque mientras todo el mundo me dice que no se me nota, más me empeño yo en que se me note y en decir que nací trans y moriré trans y que es maravilloso serlo»

Comparto cada una de las palabras de mi amiga Steffy…Esto me ha dado la oportunidad de ser mejor persona, de tener valores imprescindibles en mi vida y en la del resto como son el respeto, la empatía y el amor por lo diferente pues la diferencia enriquece y nutre a todxs…No a todas las personas trans nos pasa lo mismo, puesto que si comienzas el tránsito siendo muy peque y tu familia te educa bajo el machismo y cumpliendo con todos los estereotipos marcados por la sociedad es muy difícil que puedas construirte libremente, si es así no se preocupen que nos queda la adolescencia y toda la vida para explorar y seguir construyéndonos como personas (Esto nos pasa a trans y cis)

¡Soy transfeliz! Porque soy realmente quién quiero ser, ¿tú eres realmente quién quieres ser? 

 

Para mi ser visible, ser referente positivo para otrxs, ayudar a lxs que se acercan a mi, eso, eso es lo que me hace realmente feliz. Pero no podemos pintar todo bonito, no lo es, nos siguen cuestionando, insultando, discriminando, violentando y excluyendo…En algunos lugares del mundo nos matan, en otros nos encarcelan y en otros la transfobia es casi invisible porque son miradas, comentarios con la mano en la boca, un ya te llamaremos en una entrevista de trabajo, una pregunta sobre nuestros genitales o sobre como mantenemos relaciones sexuales de alguien que no conocemos de nada, un no quiero para mi hijx esto y un largo etcétera…Muchxs no respetan nuestro nombre real hasta que lo cambiamos en la identificación oficial, muchxs siguen creyendo que tenemos un trastorno y nos miran con pena a nosotrxs y a nuestras familias, muchxs se creen con el derecho de decirnos a qué edad es comprensible vestirnos como deseamos, bloquearnos, hormonarnos u operarnos… ¿Saben qué? Que son nuestras decisiones, es nuestro cuerpo y es nuestra vida, y si nos equivocamos es nuestra responsabilidad pero…¿qué daño hacemos? ¿quién se puede equivocar por ser unx mismx y ser feliz? ¿Quién tiene la verdad absoluta para decidir sobre el resto?

¡Vivir y dejar vivir! Es lo único que les pedimos…

Nos queda mucho por lo que luchar y nadie ni nada nos va a parar…Así que tienen dos opciones o unirse a nosotrxs o apartarse y dejarnos pasar…¡Porque estamos aquí, visibles, unidxs, empoderadxs y lo vamos a lograr! No lo duden ni un segundo…

 

¡Te avisaremos de todas las novedades: Artículos, prensa, charlas, cursos, etc!

Te has suscrito correctamente.