Hoy 17 de Octubre de 2020 reivindicamos un año más la despatologización de la transexualidad, palabrota con la que no todes nos sentimos identificades porque no se trata de un cambio de sexo o de una transformación, se trata de ser realmente nosotres mismes y eso, eso no es una enfermedad.

Es cierto que ya no somos enfermas ni trastornadas, ahora estamos en los manuales como «incongruentes de género», ¿cómo les suena eso? A mi fatal porque yo no tengo ninguna incongruencia…Yo tengo muy claro quién soy y que las personas somos diversas y que nada es blanco ni negro, quizás es la sociedad quien tiene esa incongruencia, o la gente médica o la científica pero yo no, eso te lo aseguro…

¿Qué es lo que ves? Ya te lo digo yo…¡Es un hombre gordo con cicatrices en el pecho y sin pene! ¡Un hombre trans orgulloso de su cuerpo y de su vida! ¡Una persona feliz y sin problemas mentales graves! (Y digo esto último, porque vivir en esta sociedad sobre todo después del covid sin ninguna secuela es imposible) Pero que yo soy Álvaro y que me identifico como hombre no debe ser cuestionado y mucho menos valorado por un equipo médico. Es hora de que seamos respetades y que se nos permita a las personas ser como somos…¡Suena ridículo tener que pedir esto!

Si seguimos formando a las personas en medicina, enfermería, psicología, etc con manuales y teorías de que hay algo mal en nuestra cabeza no cambiaremos como sociedad nunca debido a que los puestos de trabajo a dónde llegan estas personas son de mucho poder…Si seguimos dándole importancia a los genitales de los bebés desde antes de haber nacido y basamos todo el sistema médico en lo masculino y lo femenino, las personas intersexuales no tendrán cabida, las personas trans estaremos siempre discriminadas y las personas cis se sentirán más o menos de su género dependiendo de que cumplan con los requisitos que se siguen imponiendo, además de seguir perpetuando el machismo puesto que cuando sexuamos el cuerpo, al ver una vagina le colocamos la etiqueta «mujer» y la correspondiente carga de conceptos, creencias adquiridas y prejuicios de «como hay que educar a una niña», con el niño se hace igual pero con sinceridad, ellos no lo pasan igual de mal…¡Por lo tanto cambiar nuestra mirada, nuestra forma de vivir y despatologizar la transexualidad es un bien común, no es el bien de una minoría, que no te hagan creer eso! 

 

Fotografías de Laura Campo (Aquí con mi amiga y activista trans Steffany Rodríguez Martín)

¡iMientras seguimos luchando, mujeres trans, hombres trans y personas no binarias no dejemos de reír, de disfrutar de cada logro conseguido, de cada pequeño paso que es enorme aunque no nos demos cuenta, no dejemos de aprender, de visibilizarnos y empoderarnos cada día más y sobre todo no dejemos de vivir porque lo más triste de este mundo es que hay mucha gente muerta en vida caminando por la calle, ¡tú no lo hagas!¡Queda mucho por hacer!

Comienza el cambio por ti, no estás en un cuerpo equivocado, es la sociedad la que se equivoca, nos han educado malamente y nos queda deconstruirnos y volvernos a construir, no pasa nada, poco a poco… 

Fórmate en perspectiva de género, en diversidad, lucha por todas las personas discriminadas, juntes somos más fuertes, todo lo que no se entiende, todo lo que es diferente es discriminado porque nos han enseñado a sentir miedo por todo lo que desconocemos, «si las minorías nos unimos somos mayoría» y es que eso de que somos minoría es mentira…Nos lo han hecho creer a todas las personas diversas para que solo unos pocos salgan ganando con sus privilegios…

¡Abre tu mente, arriésgate, tírate al mar, siempre hay agua y aprende a flotar, a dejarte llevar y a nadar hacia dónde tú solo sabes que quieres nadar, quienes te acompañen serán las personas que merecen conocer todas tus penas y celebrar contigo todos tus éxitos…! ¡Si te cansas, agárrate de tu red de apoyo, somos muches a tu lado, a algunes aún no nos conoces pero estamos, si te hundes, coge fuerzas y vuelve a subir y si crees que has llegado al final del camino revísate porque algo estás haciendo mal, siempre quedan cosas por aprender, hacer y mejorar!

No tenemos ninguna enfermedad, no tenemos ningún problema, no todo el mundo se llega a conocer a si misme de verdad y tú lo has conseguido, ¡enhorabuena!¡comienza el camino hacía dentro de ti, explórate, descúbrete y explota brillando fuerte hacia el exterior soltando toda la felicidad y la libertad que vas a experimentar!

Hemos conseguido muchas leyes, muchos protocolos, nos quedan muchas batallas por pelear, están de camino nuevos proyectos, nuevas leyes que nos otorguen eso que nos pertenece..¡Nuestros derechos! Pero no olvides que siempre habrá que estar vigilante, con los guantes de boxeo cerca, los calcetines arcoiris y la ropa interior bien ajustada, porque vendrán de nuevo a cuestionarnos, a desnudarnos, a silenciarnos y a no cumplir lo acordado…

¡Lo que no saben es que les esperamos más fuertes que nunca!

 

¡Te avisaremos de todas las novedades: Artículos, prensa, charlas, cursos, etc!

Te has suscrito correctamente.